Tarifa

‘Ve el mundo. Es más fantástico que cualquier sueño’

Pues así es Tarifa, un minimundo fantástico.

Esta pequeña población del sur de España cuenta con un 60% de su término municipal protegido debido a sus características naturales únicas.

Una condición que tiene mucho que ver con los fuertes vientos que la acompañan durante casi todo el año, y que han hecho que el ser humano haya decidido construir su vida en otros lugares más apacibles.

Un lugar ideal para dejarte llevar por playas infinitas de arena dorada, por los pinares salpicados de dunas y los alcornocales centenarios.

Guía escapada de 2 días a Tarifa

Ya llegaste.

Has dejado las maletas, ya tienes el bañador puesto y te diriges a la playa a terminar de cuadrar la agenda…kitesurf, rutas por el Parque Natural de los Alcornocales, ruinas romanas, padelsurf, cetáceos, dunas..

LOS TOP 5 A VISITAR DE TARIFA

Afortunadamente, en Tarifa hay mucho donde elegir.

Es difícil hacerlo y más si hay pocos días en juego.

Así que para ayudarte te compartimos nuestro discutido top 5. Son sitios o actividades que nunca dejaríamos de hacer en Tarifa. Las que a pesar de vivir aquí, si pudiésemos nunca las dejaríamos de hacer, independientemente incluso de la época del año.

Isla de las Palomas

Hasta su propia isla tiene Tarifa.

Una isla que ya no lo es tanto ya que en el año 1808 se le construyó una carretera de acceso. Unos 150 metros que solo podrás recorrer a pie y eso solo si cuentas con permiso del viento.

Aquí está el punto más meridional de la Península Ibérica y se encuentra localizado justo en el faro de Punta Tarifa, el primero del Estrecho de Gibraltar.

Y lo más peculiar, si la visitas, es que estarás justo en el punto de unión del océano Atlántico y del mar Mediterráneo. Seguro no se te pasará ya que hay un par de carteles metálicos que lo recuerdan estupendos para una foto de recuerdo.

La historia de esta pequeña isla tiene un poco de todo.

Un carácter sagrado, por las tumbas excavadas en la roca o hipogeos que se encuentran en ella. El haber servido de cantera por tener un tipo de piedra maleable muy adecuada para la construcción (piedra ostionera) y el ser un punto fortificado de referencia que cuenta incluso con un impresionante polvorín subterráneo, excavado en roca.

Para visitarla se necesita autorización previa ya que en 2003 fue declarada como parte del Parque natural del Estrecho. Esto supuso su protección y la protección también de sus aguas, dado su alto valor ecológico.

Carretera de acceso a Isla de las Palomas en Tarifa. Océano Atlántico y mar Mediterrráneo.

Playa de Bolonia, piscinas naturales y su gran duna

Bolonia lleva años defendiendo su lugar de honor dentro de la lista de las 10 mejores playas del mundo.

Sí, has oído bien, del mundo. Son solo 10 y ahí sigue año tras año.

Pocos lugares pueden presumir de la mezcla que vas a encontrar en ella, y que es es sin dudas la que le confiere ese carácter único:

  • 4 kilómetros de playa de fina arena dorada.
  • Una duna de más de 30 metros de altura declarada patrimonio geológico andaluz.
  • Unas aguas turquesas, transparentes y tranquilas durante la mayor parte del año.
  • Los restos de una antigua ciudad romana, Baelo Claudia, ciudad próspera y marinera.
  • Y unas piscinas naturales que permiten un baño al aire libre, emulando el mejor de los spas privados.

Las piscinas naturales de Bolonia son una formación natural que quedan al descubierto cuando el agua del mar se queda atrapada en las rocas, al bajar la marea. El efecto es tal como indica su nombre, unas balsas de aguas transparentes y poco profundas que hacen las delicias de cualquier acalorado visitante.

Para llegar a ellas hay que dar un paseo hacia el lado este de la playa (una media hora por la orilla) y solo es posible hacerlo a pie. Esto las protege de la masificación del turismo más convencional.

En esta misma zona se encuentran unas pequeñas fuentes de agua natural que junto con la roca de pizarra forma un barro terapéutico. Con este barro la gente suele embadurnarse el cuerpo dado que dicen tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

La intensidad de los vientos ha dado origen a otro de los elementos paisajísticos más representativos de la zona, la duna de Bolonia.
Tal es su presencia y relevancia, que fue declarado en 2001 como monumento natural.

Es una duna viva, que se va desplazando lentamente a través de un pinar de repoblación hacia el promontorio de Punta Camarinal.

Nada como volver a la infancia y pegarse unos buenos saltos y rodadas por ella. No te vayas sin una foto al atardecer, no encontrarás mejor luz ni mejor entorno. Serás la envidia de todos tus amigos.

Barros en la Playa de Bolonia

Playa del Cañuelo y faro de Camarinal

Si vas en coche puedes acceder a ella desde Zahara o desde Bolonia. En ambos casos habrás de dejar el coche y emprender una ruta de una media hora para disfrutar de su paradisíaco ambiente.

No es fácil ver la Playa del Cañuelo ya que queda semioculta entre los acantilados de Punta Camarinal y Gracia.

Sabidas estas dos cosas, puedes imaginar que lo normal es que disfrutes de ella casi en exclusiva o con muy poca gente, incluso en plena temporada alta.

Imagínatela, escondida tras una barrera natural de pinos. Protegida e inaccesible, solo para los amantes de la naturaleza que valoran el ceder las comodidades actuales por estar en comunión con el entorno.

Y marcando el límite natural entre Zahara y Bolonia se encuentra el faro de Camarinal, declarado Bien de Interés Cultural, bajo el nombre ‘Torre de Cabo de Gracia’. Una pasarela de madera facilita su acceso, y una vez llegas las vistas te dejarán impresionado.

Su origen se remonta a una de las torres de vigilancia costera construidas en el siglo XVI por orden del rey Felipe II. Estas torres se encontraban ( y se encuentran aún algunas de ellas) dispersas por puntos estratégicos de nuestras costas y servían para protegernos frente a las constantes invasiones berberiscas.

Avistamiento de cetáceos en Tarifa

Sinceramente, no puedes irte de aquí sin haber salido a su encuentro.

Te hablamos de ir en busca de los rorcuales, el segundo animal más grande de la tierra. Hasta 70 toneladas de peso nadando majestuosamente a tu alrededor.

De localizar orcas. Vivaces e inteligentes que se siempre aprovechan las oportunidades de su entorno para alimentarse. Las que nos visitan en esta zona son amantes del atún, así que es un espectáculo ver cómo rondan las barcas tradicionales marroquíes para ‘robarles’ los atunes recién pescados.

De reconocer a los calderones comunes y ver cómo dormitan en la superficie del mar y disfrutar de los siempre accesibles y juguetones delfines.

Aunque cuesta creerlo, no es necesario cruzar medio mundo para disfrutar de todos ellos. Aquí en Tarifa, Cádiz, los tienes a tu alcance.

Y para ello nada mejor que salir a navegar e ir a su encuentro en un cómodo yate. En primera fila, sin perderte ni un sólo detalle de estos preciosos animales que son los cetáceos .

En Marina Blue haremos que te sientas en casa y disfrutes de la belleza del Parque Natural del Estrecho como un auténtico explorador.

Para reservar, solo haz click aquí. ¡Ah! y estamos abiertos durante todo el año.

De comer y otros en Tarifa

Llega la hora de cuidar el estómago y darle a probar una de las exquisiteces locales, el atún.

La Pescadería de Tarifa, es un restaurante situado en pleno corazón del pueblo. Llevan con sus puertas abiertas desde el 2003 y su especialidad es la cocina tradicional de la zona.

No le falta ni los buenos fritos, ni los arroces, ni una más que aceptable carta de vinos. Y el atún lo podrás degustar hasta de 9 maneras diferentes. Volverás seguro.

Si eres más de chiringuito de playa no te vayas sin darte el gustazo de ir a un ‘estrella michelín’. El malagueño Dani García abrió en 2019 su BIBO Beach House Tarifa, una forma de volver a sus raíces culinarias sin la presión de estar bajo la evaluación constante del método Michelín y sus famosas estrellas.

Un local con diferentes espacios que cuenta también con una escuela de surf. Un entorno paradisíaco, el de la playa de Valdevaqueros, ideal para mezclar su cocina viajera de verano con cientos de cometas de fondo.

Y llega el atardecer. Una copa, un poco de música y un sitio de esos que salen en las películas. Hablamos de Bolonia y el chiringuito Sirocco.

Pocas cosas nos gustan más que decir adiós al día y despedirnos del sol rodeados de la duna de Bolonia, las aguas turquesas de la ensenada y un poco de música. Una maravilla para los sentidos.

Disfrutando del atardecer en el chiringuito Sirocco de Bolonia

Let’s go to Sirocco, let’s go to Tarifa!

¡Ah! y si tu tienes tu sitio imprescindible en Tarifa, ¡compártelo! estaremos encantados de ir aumentando esta lista y hacer pronto el top 10.

Si te animas a ayudarnos, nosotros encantados 😉

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

twelve − seven =

Post comment